• Ricardo Dalton

Opinión - Arte Conceptual - ¿Arte?


El 27 de mayo, arteBA, en el marco de la última edición de su prestigiosa exposición, publicó en su cuenta de Facebook un artículo sobre una obra que fue seleccionada por el Solomon R. Guggenheim Museum de New York. Una obra que sin duda podría ser catalogada como arte conceptual. En las opiniones vertidas por los seguidores de arteBA se notó una gran decepción y enojo por parte de su comunidad. Por este motivo y evitando todo tipo de prejuicios a la autora y a arteBA, quiero dar mi punto de vista sobre este tipo de arte, muy popular últimamente y que mueve grandes sumas de dinero. 


Es importante, para entender esta forma de expresión, definir primero que es el arte. Una de las mas concretas definiciones que he leído es la siguiente:


"El arte es todo aquello que resulta cuando alguien toma cualquier clase de material y produce con él una manifestación deliberada".


Si nos ajustamos a esta definición, el Arte Conceptual es entones una manifestación artística más. Data de mediados de los años '60, aunque la primera manifestación de este estilo muy particular ocurrió hace casi 100 años cuando el francés y artista Marcel Duchamp ideó una nueva forma de expresar el arte a través de objetos cotidianos, como por ejemplo, un simple mingitorio. Surgió, entonces, una nueva forma de interpretar el arte muy alejada de los principios artísticos tradicionales donde las técnicas de arte visual no participan en la obra y la manifestación deliberada que mencioné en la definición no proviene de una técnica artística sino de una idea, concepto o la intención de un mensaje.

Podríamos, entonces, definir el arte conceptual como "una manifestación deliberada producida por una idea o un concepto".

Un palo de escoba dentro de un balde, que en nuestras casas no solamente no gusta sino que molesta, llevada por un artista a una galería se convierte en arte. Lo mismo sucede con artistas plásticos que muestran imágenes muy simples, fácilmente reproducibles, por ejemplo, puntos de colores sobre un lienzo o lienzos monocromáticos. Lo importante es lo intelectual y no lo visual. En esta manifestación intervienen el espectador, el artista y se incorpora el lugar de exposición que le brinda un marco visual y auditivo atractivo. La obra se encuentra enmarcada en un ambiente especialmente preparado, expresa lo que el autor piensa, cargada de críticas y/o denuncias de la realidad con un tono irónico, satírico y hasta polémico buscando provocar una reflexión en el espectador. Esa misma obra llevada nuevamente a otro ambiente, vuelve a ser lo que era. Por eso una de las características del arte conceptual es su subjetividad y, por lo tanto, su volatilidad como con las ideas.

Intenté, hasta aquí, justificar razonablemente el arte conceptual, pero si analizamos con mas profundidad su espíritu, llegaremos casi con seguridad a la conclusión de que es un acto de rebeldía ante las leyes tradicionales del arte.

El artista conceptual quiere cambiar el punto de vista del arte. Este acto de rebeldía genera enojo y frustración en el artista tradicional al comprobar que existen consumidores dispuestos a invertir fortunas por ese arte, tal vez motivados por el cansancio de los clichés visuales tradicionales.

Felicito a los artistas que aprovecharon esta tendencia. No podemos cuestionar en absoluto su arte, sobre todo si queremos hacer gala de la diversidad de opinión y gustos en el arte contemporáneo.

En mi opinión el arte conceptual es volátil y lo será también la tendencia inversionista. Cuenta, por ahora, con la ventaja de su escasa historia y como todo, debe transcurrir por todas las etapas madurativas. Mientas tanto, los artistas tradicionales deben estar preparados para cuando decaiga el interés, cosa que va a ocurrir, buscando una alternativa innovadora que atraiga a los coleccionistas.

61 vistas