• Ricardo Dalton

Burbujas. Acrílico

Actualizado: 10 de feb de 2019

Un día, viendo un programa sobre algo que me fascina como el misterio del cosmos, escuché una analogía sobre lo finita e ínfima que es nuestra existencia comparándola con una chispa cósmica.



Considerando el tiempo transcurrido desde la creación del universo con la duración de nuestra vida, es solo eso, un instante de luz y fuerza que nace y se agota casi instantáneamente. 

Desde el punto de vista médico es comprensible, pero desde lo humano me generó una amplia reflexión y, como consecuencia, encontré otra analogía que es igual en cuanto a finitud pero  más expresiva en cuanto a la vida con cuerpo y alma. 


Las burbujas son perfectas para representar nuestra vida. Tienen corta duración en cuanto a tiempo y espacio cósmico, tienen un límite externo perfecto para representar la necesaria integridad del cuerpo ya que sin ella no es posible su existencia. Tienen, además, un contenido que le da el volumen, que en la imaginación puede representar cualquier aspecto de nuestras vidas como la emociones (miedo, pasión angustia, felicidad, amor), deseos, logros, fracasos, familia, amigos, raíces.





Así de simple es la vida, como una burbuja. El ahora, el ayer en nuestros recuerdos y el mañana es ilusión que puede ser o no ser.

Soñando historias que son ciertas, viendo imágenes que son sueños, imaginando que todo es real y a la vez que nada existe, somos una ilusión o una proyección de lo que la mente quiere ver.

Finalmente, estas reflexiones me inspiraron a crear la obra “Burbujas” donde a través de las formas, texturas y colores intenté expresar la diversidad de la vida, en cuerpo y alma, su finitud, con colores que exaltan su belleza.  Como fondo utilicé un entramado de textura que representa el universo que nos rodea con su oscuridad, pero representando el marco que merece nuestra existencia.



“Como burbujas estamos suspendidos en ésta vida. Podemos elevarnos,  caer y en un solo instante desaparecer”

60 vistas